Opinión

Oscuras Reflexiones: El suicidio de Cristo

Todos, en mayor o menor medida, conocemos o hemos escuchado la historia de la persona más importante de todos los tiempos: Jesucristo.

El público conoce el momento en que Jesús se enfadó en el Templo de Jerusalén, convertido en un mercado. Este hecho le causó una gran frustración y el Nazareno, persona pacífica y amorosa, estalló en ira y comenzó a derrumbar los puestos. Sin duda perdió el control como cualquier humano.

Esta transgresión contra los mercaderes deja una duda: ¿cómo una persona tan estable psicológicamente, llena de misericordia, de repente pierde el control e incurre en un delito? Una persona prudente y en sus cabales no cae en esa estupidez y más sabiendo que todo acto ilegal conlleva una pena.

Cristo no era tonto y esto me lleva a pensar que el acto fue intencionado y voluntariamente orquestado en el desierto. En Jerusalén es donde se despedirá de sus apóstoles, en lo que se conoce como la Última Cena, donde por cierto dio a entender bien su final.

La iglesia nunca lo admitirá, pero Jesucristo programó su final a base de bien. Y ya tenía asumida su marcha con estas textuales palabras «… esta es mi sangre que será derramada por vosotros para el perdón de los pecados, haced esto en conmemoración mía». En la cena ya no vacilaba. Sabía lo que le iba a ocurrir porque todo ya estaba programado.

Todo ya estaba ordenado para su fin. Los apóstoles recogían las enseñanzas y milagros en sus evangelios, para que predicaran el mensaje, de que hay vida tras la muerte, algo que el Vaticano niega.

Según el evangelio de Judas, Jesucristo le pagó a Judas dinares de plata para que lo entregara a la autoridad romana. Él disintió. No quería traicionar a su maestro, todo lo contrario, lo amaba, ¿o sino por qué razón un hombre que ama a su maestro y lo sigue hasta el final, en el último segundo lo traiciona? No es lógico. Hay algo de engaño en todo esto.

Jesús finalmente lo convenció para que lo hiciera y finalmente Judas accedió, como señal de amor y sacrificio a su figura. El hecho de que este texto sea calificado como evangelio apócrifo y ocultado y censurado por la iglesia da para pensarlo mejor.

En la Última Cena ya Judas sabía lo que tenía que hacer, por eso estaba frío, consternado y dolorido. Jesús le dijo «Judas, haz lo que tengas que hacer». Y él obedeció sin más, actuando por amor. No era tan perverso. No hubo traición, sino lealtad absoluta porque todo fue pactado.

Judas no pudo gestionar todo ese dolor y acabó ahorcándose, antes de que fueran a matarlo por traidor. Judas dio su vida por Jesús y viceversa.

El maestro dejó todo bien atado. Sabía que sus apóstoles describirían su vida y milagros, queriendo dejar claro el mensaje que la muerte no existe, y que hay vida después de la muerte, algo que la iglesia desmiente.

El Salvador nunca quiso que sus enseñanzas fueran profesadas como una religión.

Todo lo expuesto aquí es sólo una oscura reflexión más.

Lenna Guzmán

Mujer transexual española, cantante, compositora y actriz sevillana. Milita como activista desde 2013 y colabora con la Revista Diversa de Latinoamérica y desde 2019, con Revista Clóset. Es la primera cantautora transexual andaluza de la historia y figura como la primera compositora transexual que obtuvo una candidatura musical a los premios Goya, el más importante del cine español.
Botón volver arriba