El 6% de los jóvenes homo y bisexuales declara vivir con VIH y el 20% nunca usó condón el último mes

0
movilh_encuesta

Además el 64,3% fue discriminado por su orientación sexual y el 11,4% intentó suicidarse. Son los alarmantes resultados del Primer Estudio sobre el Comportamiento Sexual de Hombres que Tienen Sexo con Hombres, aplicado a 1.216 jóvenes, la más amplia muestra conocida hasta ahora.

La Primera Encuesta sobre el Comportamiento Amoroso, Sexual y Erótico de Hombres que Tienen Sexo Hombres arrojó resultados alarmantes sobre la discriminación y los mecanismos de protección usados por jóvenes de la Región Metropolitana cuyas edades oscilan entre los 15 y 29 años.

Se trata del primer sondeo sobre la materia, así como la más masiva encuesta aplicada a la población de la diversidad sexual, pues 1.216 jóvenes participaron de la investigación.

Los resultados fueron dados a conocer el pasado 27 de diciembre de 2018 por Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) junto al ministro de Salud, Emilio Santelices. “La información entregada por este estudio es sumamente valiosa, porque consiste en la primera muestra de este tipo que se realiza en nuestro país”, resaltó el ministro.

Además, Santalices añadió que “como Ministerio destacamos y consideramos relevante no discriminar a las personas que viven con VIH. Como sociedad tenemos que aprender que lo fundamental es la prevención al usar condón y realizarse el test”.

En tanto, el encargado del Área Salud del Movilh, Diego Ríos, dijo que “agradecemos al ministro la posibilidad que nos brindó de dar a conocer este estudio junto a él. También valoramos la confianza que en nosotros depositaron los jóvenes para responder preguntas muy íntimas sobre su vida sexual y amorosa, todo con el fin de contribuir a la implementación de medidas contra la homofobia y a favor de la salud”. Añadió además que “esta encuesta viene a decir que hay un cambio generacional gravitante y notorio entre la población adulta y la joven que tiene sexo con hombres, lo cual se aprecia tanto en la edad de salida del armario y de inicio de la vida sexual, así como en la manera como se percibe el VIH/SIDA y la discriminación por orientación sexual”.

“Esperamos que este estudio contribuya a implementar políticas de prevención del VIH y del ITS, así como que impulse investigaciones sobre la realidad de los jóvenes heterosexuales. Una de las razones porque el VIH está en alarmante aumento en Chile, es porque las escasas campañas de prevención, no se basan en diagnósticos reales, ni consideran los cambios culturales y personales. Tampoco se analiza el impacto de la homofobia en la prevención. Las campañas estatales solo se han basado en percepciones antiguas sobre la vida sexual y el VIH”, indicaron desde el Movilh.

“Las cifras que hoy damos a conocer son por un lado positivas porque los jóvenes LGBTI son cada vez más libres y, por otra parte, negativas, pues reflejan niveles de discriminación que siguen poniendo en jaque la vida, así como estrategias de prevención de las ITS que son insuficientes y preocupantes”, finalizó el Movilh.

Perfil general

La encuesta se aplicó a 1.216 jóvenes de los cuales, un 9,9% se declara bisexual; el 2% pansexual y el 87,7% gay. Pertenecen a todos los estratos socioeconómicos. La mayoría de los jóvenes, el 67,4%, vive con algún familiar; el 12% con su pareja, el 8,1% con amigos y el 4,9% solo. El 81,1% no tiene pareja versus el 18,9% que sí vive en alguna relación (pololeo, conviviente, etc), mientras el 1,2% declara tener hijos.

Conocimiento y salida del armario

El 81% de los jóvenes supo que gustaba de otros hombres antes de los 15 años. De estos, el 39%, lo supo antes de los 10 años y el 42% entre los 11 y 15 años. Sin embargo, el 47,5% le contó por primeras vez a alguien sobre su orientación sexual entre los 16 y 20 años; y el 33,6% entre los 11 y 15 años. Nadie reporta haberlo mencionado a terceros antes de los 10 años.

GRAFICO 03

En primer lugar, los hombres homosexuales, bisexuales o pansexuales cuentan de su orientación a algún amigo/a (66,3%); seguido por un familiar que no es la madre, ni el padre (10,9%); la madre (8,9%) y a compañeros de estudios (7,6%), entre otros.

El 15,5% jamás se ha atrevido a expresar su afecto en público a otros hombres versus el 84,5% que sí lo ha hecho al menos una vez en su vida. El 12,4% lo hizo por primera vez antes de los 15 años. Grafico

Discriminación por orientación sexual

El 36,8% dice vivir en la actualidad con miedos o culpas su orientación sexual, lo cual se relacionaría con presiones externas y por los niveles de madurez.

No en vano, para el 98,2% es normal, natural o indiferente que un hombre guste de otros hombres, sin embargo, el 49,8% pensó al menos una vez en su vida que era posible modificar su orientación sexual para que dejaran de gustarle las personas del mismo sexo, mientras el 44,2% recibió algún tipo de consejo para ello.

Las “recomendaciones” para revertir la orientación sexual provinieron principalmente de familiares, con un 51,3% de las menciones, lo cual explicaría porque se prefiere conversar del tema por primera vez con personas ajenas a ese núcleo. Grafico

GRAFICO 01

Aunque el 84,5% ha expresado al menos una vez en su vida su afecto a otros hombres en público, lo concreto es que el 53,9% evita hacerlo por “temor a ser agredido, amenazado o acosado”. En el mismo sentido, el 44,2% evita dar a conocer su orientación sexual en ciertos lugares por temor a ser agredido.

Los espacios donde más se evita expresar la orientación sexual son el transporte público (40,3%), seguido por la calle, un parque o una plaza (33,6%); los servicios públicos (29%); el lugar de trabajo (22,8%); una cafetería, un restaurante o un bar (14%) y la casa de estudios (9%).

La principal razón de no sentirse “siempre libre” para vivir la orientación sexual, es el miedo al eventual “rechazo familiar” (29,8%), seguido por la idea de que “podría dañar a otros” (16%); porque “no estoy listo para contarlo” (14,5%) y porque “enfrentaría malos tratos” en el lugar de estudios (13% ), en el trabajo (12,8%) o en el circuito de amistad (6,1%).

Aunque el 91,4% sostiene que generalmente la reacción de otras personas al saber “que me gustan los hombres” es de aceptación o indiferencia, el 64,3% ha sido discriminado al menos una vez en su vida y el 49,1% sufrió algún tipo de exclusión en el último año. Grafico

La discriminación se tradujo en burlas e insultos (66,9%), hostigamiento psicológico (29,1%), amenazas (13,3%), agresiones físicas (8,4%), obstáculos para el acceso a servicios públicos o privados (7,7%) y abuso sexual (3,5%).

Los mayores responsables de los atropellos son desconocidos (51,6%), seguidos por “un compañero de estudio” (20,8%), un familiar (17,1%), un docente o directivo (9,5%), un compañero de trabajo (7,8%), un funcionario público (5,9%), carabineros (5,1%) y personal médico (2,6). grafico

GRAFICO 02

Con todo, el 64,1% no denunció la discriminación más reciente que vivió porque “no vale la pena o nada cambiaría” (50,4%), porque “no sabía donde ir” (19%), por temor a represalias (13,1%) y “porque no quise revelar mi orientación sexual (10,1%).

Producto de la presión o discriminación social, el 30,4% se infligió al menos una vez en su vida “algún tipo de daño”. El 18,7% lo hizo antes de los 15 años.

El 18,3% se infligió daño aislándose del resto de las personas; el 15% dañando su cuerpo; el 11,4% intentó suicidarse; el 8,6% dejó de comer y el 5,3% sufrió de consumo abusivo de drogas.

Pese a todo, el 88,6% estima que en los últimos 10 años la realidad de las personas LGBTI ha mejorado en Chile.

Discriminación y VIH/SIDA

La mayoría (82,6%) tiene conciencia de que las Personas Viviendo con VIH (PVV) son discriminadas en Chile y rechaza en el discurso todo tipo de exclusión contra este grupo humano, reconociendo que merecen los mismos derechos que otros (98,5%). Sin embargo, existen datos de exclusión que si bien son minoritarios, son tan graves, como preocupantes.

En efecto, el 7,3% reconoce que al menos una vez en su vida excluyó a las PVV, mientras el 4,1% dice que no tendría amigos con VIH y el 11,4% que “tal vez” los tendría.

El 26,3% sostiene incluso que jamás tendría una relación amorosa con una persona viviendo con VIH; el 29,7% “no compartiría utensilios” con una PVV; el 19,5% no cuidaría de un familiar con VIH; el 15,9% no se vincularía con un compañero de trabajo que vive con el virus y el 3,3% cree que las PVV deben ser apartadas del resto. Las razones para no tener relaciones sexuales con una PVV son miedo (44,6%), ignorancia sobre como prevenirse (7,1%) y “desconfianza” en las personas viviendo con VIH (3,8%).

Estas cifras están relacionadas con ciertos niveles de ignorancia y prejuicios: el 18,6% piensa que el VIH no se puede transmitir entre un varón y una mujer que no usan preservativo; el 21,8% cree que se puede transmitir por una picadura de mosquito; el 18,7% no sabe cuáles tratamientos mantienen a las PVV en buen estado de salud; el 18,4% cree que una PVV no está en condiciones de trabajar normalmente; el 21,3% no cree que el condón prevenga el VIH; el 18% no cree que una persona con VIH puede verse sana y el 18,3% cree que el VIH no se puede transmitir entre dos hombres que no usan preservativo.

Vida en pareja

La primera pareja de los hombres homosexuales o bisexuales fue en el 51,6% de los casos con alguien del mismo sexo y en el 41% con una mujer. Solo el 7,4% dice que nunca ha tenido pareja. El 21,8% tuvo su primera pareja del mismo sexo antes de los 15 años; mientras el 48,7% entre los 16 y 20 años y el 18,2% entre los 21 y 24 años.

Mientras el 11,7% ha tenido solo una pareja del mismo sexo lo largo de su vida; el 22,9%, tres; el 18,4%, dos; el 16,5%, cuatro; el 9,9%, cinco; el 5,3%, siete; el 4,4%, seis y el 3,5% no recuerda cuántas parejas ha tenido. En la actualidad, el 43,8% declara tener pareja del mismo sexo v/s un 54,7% que no tiene. El 1,5% no contesta.

Vida sexual y amorosa

Los jóvenes homosexuales y bisexuales, al igual que los heterosexuales, tienen una vida sexual muy activa que se inicia a temprana edad. Así, no resulta sorprendente que el 72,6% estime que “no es necesario estar enamorado para tener relaciones sexuales con alguien”.

El 96,5% recibió o dio caricias en partes íntimas de su cuerpo y solo el 3,3% nunca tuvo relaciones sexuales con un hombre versus el 96,7% que sí las ha tenido.

El 43,8% dio por primera vez un beso en la boca a un hombre antes de los 15 años y el 42,7% entre los 16 y 20 años, mientras que el 20,1% tuvo su primera relación sexual con un hombre antes de los 15 años y el 61,8% entre los 16 y 20 años.

El primer hombre con quien tuvieron sexo los jóvenes fue la “pareja, pololo o novio” (25,9%), un amigo (23,2%), “alguien que veía por primera vez” (19,7%), un conocido (14.1%) y “un andante con ventaja” (9%).

La primera relación sexual de los jóvenes tuvo lugar en “la casa de la otra persona” (40,5%), en “mi casa” (22,2%), “en casa de familiares” (8,8%) y al “aire libre” (8,1%). El 34,4% señala que ha tenido relaciones sexuales con más de 30 hombres, mientras que el 21,5% con más de 2 y menos 5 hombres; el 17,5%, entre 6 y 10 hombres; el 15,7% entre 11 y 20 hombres y el 7,6% entre 21 y 29 hombres.

Durante el último mes, el 36,1% ha tenido relaciones sexuales con más de 5 personas y el 32% solo con una. El 88,7% de las relaciones sexuales del último mes practicadas por los jóvenes incluyeron penetración anal y el 88,3% sexo oral.

En relación a las prácticas sexuales, el 73,1% dice que al menos una vez en su vida las ha tenido sin condón; el 53,3% practicó sexo virtual; el 44,2% sexo con dos o más personas; el 35% ha usado juguetes sexuales; el 11,5% ha practicado juegos sadomasoquistas y el 8.1% fisting, mientras el 6.4% ha intercambiado parejas. A la par, el 52% consume pornografía “frecuentemente”; el 32,2% “a veces” y el 12,8% “casi nunca”.

Las relaciones sexuales bajo el efecto de alguna droga, en tanto, han sido practicadas por el 60,7% de los jóvenes al menos una vez en su vida. De éstos, el 7,5% las ha usado la “mayoría de las veces”, el 40,2% “algunas veces” y el 13% “solo una vez”. En paralelo, el 12,7% ha consumido viagra al menos una vez en su vida.

Además, el 35,1% dice que “algunas veces” ha tenido relaciones sexuales con alguien conocido en aplicaciones o internet; el 28,6% “muchas veces” y el 13,5% “solo una vez”. El 22% nunca ha tenido relaciones sexuales con alguien conocido por internet.

Por último, el 18,4% ha tenido relaciones sexuales con una mujer; el 15,2% con entre 2 y 5 mujeres; y el 2% con entre 6 y 10 mujeres. El 63,7 dice que nunca ha tenido relaciones sexuales con mujeres.

GRAFICO 04

Prevención

En la primera relación con un hombre, el 53,1% utilizó condón y el 5,2% practicó coito interrumpido; mientras el 40,9% no usó ningún mecanismo de prevención. De quienes usaron preservativo, el 43,8% lo hizo para prevenir solo el VIH/SIDA, el 45,3% para enfrentar otras ITS y el 18,8% “porque me lo recomendaron”.

El 51,2% dice además que la “mayoría de las veces” usa condón en sus relaciones sexuales; el 22,1% “solo algunas veces”, mientras que el 7,1% nunca lo ha usado. Solo el 19,6% reporta que desde su primera relación siempre ha usado condón.

Quienes pololean en la actualidad, dicen que no usan condón con su pareja porque “confío” (19,4%) o porque “ambos nos hicimos el examen de VIH y somos negativos” (20,1%). El 21,7% señala que siempre usa condón con su pareja. En tanto, entre las razones para no usar condón con un hombre que no es la pareja se cuentan el hecho de que “no alcance a obtenerlo” (39,6%), por “irresponsable” (13,3%), por “falta de dinero para comprarlo” (12,9%), porque “no sabía que debía usarlo” (3,9%) y porque “no sabía donde conseguirlo” (3,3%). El 30,2% señala que “siempre usa condón”, con alguien que no es su pareja.

En los últimos 12 meses solo el 28,6% “siempre usó” condón; el 31,8%, la “mayoría de las veces” y el 18,9% solo “algunas veces”. El 20,7% dice que “nunca” usó condón.

Durante las prácticas sexuales que implican infidelidad, el 25% dice que siempre usa condón y el 18,5% “a veces” y el 3,6%, “nunca”. En cambio, el 52,9% sostiene que nunca tiene relaciones sexuales con otra persona mientras está en pareja.

El 15,8% dice además que no sabe donde encontrar información sobre VIH y el 29,6% señala que es difícil acceder a esos datos. A la par, el 78,8% considera que las campañas del Estado de Chile para prevenir el VIH/SIDA no han sido efectivas.

En tanto, el 41,3% no ha buscado orientación de un profesional salud para aclarar alguna duda o resolver un problema relacionado con su vida sexual. El 71% dice que se ha practicado el examen de VIH versus el 28% que nunca se lo ha hecho. El 6% reconoce que el resultado fue seropositivo.

El 5,2% confidencia además que en el último año tuvo sífilis; el 3,5%, gonorrea; el 3,8%, condiloma; el 3%, candidiasis. El 81,6% no ha tenido ningún problema. Además, el 63,4% dice que nunca ha tenido alguna ITS, mientras que del total de quienes la han tenido, el 6,3% dice que no se sometió a ningún tipo de tratamiento.

Primera Encuesta sobre el Comportamiento Amoroso, Sexual y Erótico de Hombres que Tienen Sexo Hombres


Sobre el autor

Revista Clóset

Entrevistas, actualidad, cultura, farándula, tendencias. El objetivo de revista Clóset es generar opiniones y discusiones constructivas en torno a temas LGBTI.

Comentarios