Volver a entrar al clóset

0
SER GAY 01

Hoy es el Día Internacional del ‘Coming Out’ o como diríamos en español de salir del armario. Este día que llama a reflexionar la importancia que tiene para las personas de expresar públicamente quiénes somos en verdad, nuestras gustos sexuales, mi identidad de género o, si nos conformamos o no con el binarismo construido socialmente por siglos y siglos (una construcción que claramente fue impuesta).

Muchas son las personas que salen del armario hoy en Chile, pero aún es difícil en una sociedad que es tan conservadora y elitista, donde decir que eres gay podría afectar directamente la continuidad en tu actual empleo, o decir que eres lesbiana podría tener como consecuencia un acto de discriminación directo instantáneo. Es por eso, que muchas de esas personas que salen del clóset generalmente en su etapa universitaria o escolar, posiblemente entran y salen de nuevo constantemente debido a sus nuevas relaciones sociales. Es como un ensayo y error que se vive a diario, una prueba que cargamos constantemente cuando conocemos a un nuevo amigo, una nueva compañera, una nueva supervisora, un nuevo vecino, etc.

La entrada al mundo laboral conlleva muchas complejidades, y una es la iniciación de estas nuevas relaciones laborales. El lenguaje que usamos a diario no es bien cuidado, y es el mismo el que nos hace una mala jugada al escuchar preguntas como ¿Y tienes polola? ¿Con quién vives?, o simplemente cuando tus compañeros (especialmente hombres) indican si te gusta la ‘chiquilla’ que va pasando. Es ahí donde al responder esas preguntas (hechas en público, frente a tu oficina) que respondes con una frase heteronormada o una mentira, la típica negación de la persona que más amas en ese momento.

Esta problemática no sucede solo en Chile, sino más bien es un problema global. Personalmente lo he vivido tanto en Chile, como en Europa (Alemania, Francia, Inglaterra…), distintos países latinoamericanos, etc. El problema del lenguaje inclusivo, del respeto de los espacios personales y la creación de espacios laborales diversos e inclusivos son una brecha gigante en la cual todos los países tienen como tarea.

Actualmente en Chile existe la red ‘Pride Connection’, conformada por 26 empresas miembros y otras observantes, tienen como objetivo crear y promover un ambiente laboral inclusivo y diverso en las empresas de la red, pero mi pregunta es ¿qué pasa con las pequeñas empresas que conforman el gran mercado chileno? ¿Quién va a defender los derechos del trabajador de una persona gay en La Vega? porque es verdad que si bien podría tener contrato, y existe una ley antidiscriminación (Ley Zamudio), es bastante probable que muchas de estas personas no denuncien estas malas prácticas en sus empresas, y ni siquiera en alguna institución gubernamental.

Así el efecto es que tenemos miles de personas entrando y saliendo del clóset constantemente, y tiene como consecuencias graves tales como depresión o estrés en una vida profesional joven. Hace dos días atrás fue el Día Internacional de la Salud Mental, y se dió a conocer el último reporte de la Organización Mundial de la Salud donde indica que más de 800 mil personas se suicidan cada año. Muchas de estas personas son hombres jóvenes y niños, dos etapas coincidentes con las problemáticas de expresar la identidad de género, obstaculización de nuestras expresiones en público, discriminación en colegios, liceo y trabajo, entre muchas otras cosas.

Mi llamado es a crear en primera instancia una reflexión en nuestros trabajos, en cómo preguntamos información personal a nuestros nuevos compañeros, a nuestros profesores y profesoras, que tanto sufren cuando deben salir del clóset, a nuestros subalternos y subalternas, a todos quienes tienen una relación directa en nuestras vidas. Debemos crear una reflexión profunda acerca de cómo discriminamos indirectamente, sin darnos cuenta, y a informarnos o a preguntar a nuestros hijos e hijas, a familiares, compañeros, amigos sobre qué les preocupa en su entorno, que no deben esconder sus gustos, que les aceptamos, apoyamos, que somos iguales.

Seamos los primeros en dar apoyo, a crear redes sociales que nos ayuden a superar barreras, a no juzgar a los demás por sus diferencias. Exijamos nuestros derechos, exijamos nuestro respeto y también respetemos a quienes nos rodean.

Christian Vargas Y.
Georgetown, Guyana

Sobre el autor

Revista Clóset

Entrevistas, actualidad, cultura, farándula, tendencias. El objetivo de revista Clóset es generar opiniones y discusiones constructivas en torno a temas LGBTI.

Comentarios