De Francisco a Vanessa: “Me resumiría como un torbellino”

0
VANESSA KARELLI

Desde el 2009 Francisco Alvarado da vida a Vanessa Karelli, quien con su belleza, interpretación y humor irreverente logra un personaje rupturista y único que no pasa desapercibido en el mundo de las luces. Con Vanessa, Francisco ha recorrido bastantes escenarios a lo largo del territorio nacional, llegando a consolidarse como una de las grandes transformistas de Chile. Hoy forma parte del electo estable de Farinelli Divas y de Club Burdel donde puedes reír y disfrutar de sus locuras. Si quieres conocer más de esta transformista, sus inicios, sueños y anécdotas los invito a leer la siguiente entrevista.

¿Quién es Francisco?
Francisco es alguien súper pesado, súper apático, súper complicado pero a la vez es una persona buena. Me resumiría como un torbellino o algo súper raro.

¿Qué soñabas de niño?
Tuve hartos sueños cuando chico, siempre soñé con el escenario, nunca creí que esta iba a ser la forma de expresarlo pero soñé con hartas cosas, soñé con una casa para mi mamá, soñé con que mi hermano estuviera bien, con que mi abuela estuviera viva toda la vida. Hay sueños bonitos y sueños malos, los sueños bonitos han sido cumplir parte de lo que anhelé, pero con un costo súper caro.

¿Cómo nace Vanessa Karelli?
El 2009 pensé hacer algo artístico y se dio ser Vanessa y creo que resultó. El estilo de Vanessa es muy parecido al de una transformista conocida que ya no está con nosotros: Cony Decardill, ella fue siempre mi modelo a seguir, era una transformista cuica, un poco arribista, miradora en menos, quizás con un humor súper negro que fue súper mal entendido al principio, pero que con el tiempo se entendió mucho más.

¿Por qué Vanessa Karelli?
Vanessa porque mi abuela se llamaba Eliana Vanessa y cuando yo empecé en el transformismo ella fue la primera en saber porque era una Magali (la señora metida) y me cachó unas pelucas y me preguntó qué pasaba con esto y me preguntó si era travesti (no si era transformista) y yo le dije que sí, entonces ella me dijo que debía llamarme Vanessa y el Karelli me lo dio un coreógrafo del Bokhara (antigua disco gay) porque me parecía mucho a una amiga de él.

¿De dónde aparece el vestuario, las pelucas?
La primera peluca me la prestó la Cony, anteriormente me la había prestado Sofia EsFluor, un amigo transformista. Pero la primera peluca real fue de la Cony y los vestuarios me los empecé a comprar yo, en Bandera, en Patronato y los arreglaba, los parchaba, los volvía a hacer. En resumen los recreaba para que fueran más de show pero eran unas pobrezas.

¿A qué edad tu sexualidad y Vanessa se hacen familiarmente públicas?
Mi familia supo que yo era gay a los 10 años, ahí les conté, muy precoz (ríe). Siendo Vanessa supieron el 2011, llevaba un año y medio haciendo transformismo y ahí mi mamá se enteró. Yo le conté porque sentí que era lo necesario para seguir haciendo transformismo, ya que era obvio que iba a seguir haciéndolo.

Tuve hartos sueños cuando chico, siempre soñé con el escenario, soñé con una casa para mi mamá, soñé con que mi hermano estuviera bien, con que mi abuela estuviera viva toda la vida…

¿Qué diferencias tiene Francisco con Vanessa?
Francisco es súper distinto a la Vanessa. Francisco es súper cercano, es súper corazón de abuela, es súper amigo de sus amigos y enemigo de sus enemigos. Mi mamá siempre me ha dicho los enemigos cerca y los amigos más cerca aún.

La Vanessa no, a ella no le importa nada, es otra cosa, es pesada, es tremenda. La personalidad de Francisco es muy distinta a la de Vanessa.

¿Qué importancia tiene tu mamá en este proceso?
Si yo soy un guerrero mi mamá es la luchadora más grande que yo he conocido en mi vida. Si volviera a nacer la escogería mil veces. Mi mamá es todo para mí, es mi cable a tierra, es mi motor, es por quien yo hago mi trabajo, es por quien yo viajo a Copiapó un jueves y un martes estoy acá, es por quien un viernes debo ir a Talca y debo correr al aeropuerto o al terminal y estoy cansadísimo y de repente estoy a punto de tirar la esponja y la llamo y ella es toda mi energía. Es mi mejor amiga, es mi todo en verdad, es lo más importante en mi vida.

¿Qué te motivo a vestirte de mujer?
Siempre me gustó la belleza. La gente bella me llama mucho la atención, obviando que la belleza es subjetiva, yo siempre he creído que es objetiva. Para mí la belleza es belleza, hay gente fea y gente bonita, sorry que suene tan categórico, y la mujer puede exponer la belleza mucho más que el hombre, la mujer como tal es lo más lindo, puede estar peinada, llena de laca, con aros, con alhajas, con uñas postizas, etc. Pero más allá de que quiera ser mujer, porque no quiero ser mujer, me gusta esa dualidad, esa capacidad de que yo llegue al pub de hombre y llegue atrasado, porque toda la vida estoy atrasado, y entro y la gente me mira como cualquier otro más pero cuando yo salgo dicen: “Ese es el cabro que llegó recién, de verdad” (susurra). Eso me gusta, siento que está tan bien logrado mi personaje, aunque suene egocéntrico (ríe), está tan bonito que llama la atención.

No decidí ser mujer u hombre, si hubiese sido drag queen quizá hubiese sido más andrógeno, quizás sin tetas o con el pene afuera o cualquier cosa. No creo que quiera ser mujer, creo que la belleza es lo que me llama más la atención.

Por Kevin Cortés
Fotografía Revista Clóset

 

Sobre el autor

Revista Clóset

Entrevistas, actualidad, cultura, farándula, tendencias. El objetivo de revista Clóset es generar opiniones y discusiones constructivas en torno a temas LGBTI.

Comentarios