Juan y Roberto: “esto va a durar hasta que la muerte nos separe”

0
NOVIO AUC

Todo parte de cero y literalmente fue así, Juan y Roberto se conocieron una noche en la discotheque Cero… Roberto, solitario y de pocos amigos sale a bailar un rato; Juan, histriónico bailaba a lo “Lady Gaga” en el escenario del local… Ambos cruzan sus miradas esa noche por primera vez y ahí parte su historia de amor, la que jamás terminó.

El sábado 24 de octubre dieron uno de los pasos más importantes de sus vidas, acogerse a la nueva Ley de Acuerdo de Unión Civil, lo más parecido al matrimonio que una pareja gay puede acceder hoy en Chile. Revista Clóset fue testigo de la ceremonia civil, de la fiesta y de cómo estos dos hombres sellaron su amor, a pesar de las críticas de los sectores más conservadores de la sociedad chilena. Juan y Roberto son una de las primeras parejas en Chile, y la primera en la comuna de San Joaquín, en ser reconocidas por la ley como convivientes civiles. Desde el 22 de octubre, Chile comenzó a celebrar estas uniones, la ley fue promulgada el 13 de abril del 2015 y publicada en el Diario Oficial el 21 de abril del mismo año después de largo debate y discusiones morales, políticas y culturales.

Juan: Me siento feliz, muy emocionado, he llorado mucho, es algo que esperábamos, el conflicto del Registro Civil nos asustó un poco, pero salió todo perfecto

¿Cual es su historia de amor?
Roberto: Nos conocimos en junio de 2010, en la disco Cero, una noche como cualquiera. Yo salí a bailar esa noche y veo un chico bailando a lo “Lady Gaga” en el escenario, al verlo digo “que ridículo, como hacen eso”…. la verdad que yo pinchaba con otro chico, y Juan también, pero cruzamos miradas. En medio de la noche el otro chico se va y me quedé sólo en la disco, mientras Juan seguía con su “pinche” hasta que termina la disco y estando en la guardarropía Juan me dice “toma, ahí está mi número”, después nos fuimos. Juan y su chico tomaron la locomoción y yo tomé la misma micro, pero yo me bajaba solo dos cuadras más adelante… me bajé y se bajó él… ahora, como Juan le explicó a su chico el porqué tenía que bajarse, es otra historia…
Juan: y desde ahí empezamos a conocernos, esa noche fuimos a un motel y conversamos, conversamos, conversamos, al otro día ya no nos separamos más, nos fuimos a vivir juntos a los dos meses y hasta el momento seguimos juntos.

¿Han tenido algún un quiebre en estos años?
Juan: No, ninguno. Quiebres no, solo peleas como en toda relación, pero separarnos un día no. Nos enojamos en la mañana y nos reconciliamos en la tarde.

¿Qué opina la familia?
Juan: Mi familia me apoya, ahora con el matrimonio todos ya saben mi condición. Pero todo bien, todos me aceptan, no tengo problemas con ellos.

¿Y los amigos?
Roberto: Yo no soy de muchos amigos, tengo algunos desde la universidad, un día se lo conté a uno de ellos; pero todo bien, todos mis compañeros de la universidad me apoyaron. Yo tuve problemas en el trabajo, cuando laboraba en la misma universidad donde estudié, me hostigaron y revisaron el computador, un día mi jefa me preguntó sobre un rumor que había y yo le confirmé la verdad (que yo era gay) ella me felicitó y recibí todo su apoyo, pero igual a los meses me despidieron…

Pero, ¿crees que te despidieron por ser gay?
Roberto: Se supone que sí, la excusa fue que había reducción de presupuesto. La asociación de funcionarios me ofreció luchar por mi caso, pero siempre he pensado “donde no me quieren yo no voy a estar”. Esto sucedió en la Universidad de Playa Ancha, ahí estudié, me titulé y trabajé, de todas maneras soy un agradecido, conocí todo Chile gracias a eso, no me puedo quejar.

¿Y los planes de casarse, estaban de antes de esta ley?
Juan: Sí, cuando nos dimos cuenta que esta relación era estable, decidimos casarnos en Argentina y hacer todo allá, pero después decidimos que no, mejor hacer todo en Chile y como se dieron las condiciones, se aprobó esta ley, que mejor que casarnos en nuestro país junto a toda nuestra gente. Desde el 24 de octubre somos convivientes civiles.

¿Y si aprueban el matrimonio igualitario, se casarían?
Juan: Sí, por supuesto, si llega estaremos ahí de los primeros. Nosotros queremos adoptar, en estos momentos con la unión civil no nos sirve, hay partes que no nos cubre. Pero si llega el matrimonio ahí estaremos.

¿Es esta ley es un paso en la lucha por la igualdad?
Juan: Sí, un paso grande, nunca pensamos que esto llegaría, sabíamos que sería realidad pero no tan pronto, estamos felices por eso.

Entonces, ¿creen que esta ley es importante para Chile?
Roberto: Sí, siento que es importante, pero siento también que tiene varios vacíos, creo que el gobierno se apuró bastante en aprobarla para tener un caballito de batalla, pero sin discutir temas a fondo. Pero hay vacíos legales como la adopción que se les fue a los señores legisladores, todo debiera estar incluido en la ley, todo fue muy apresurado. Es un paso, un gran paso, ahora la gran discusión será el matrimonio igualitario. La verdad, esta ley beneficia a heterosexuales y homosexuales, pero los que salieron a luchar a la calle fuimos los gays y hoy el 60% de los que se casarán son parejas heterosexuales… ¿para qué crear una ley a quienes ya la tienen? Siento que fue para aplacar las críticas de la iglesia y no parecer tan liberales.

¿Sienten que a su “matrimonio” le falta la aprobación de la iglesia, de Dios?
Juan: Yo me caso porque quiero casarme, porque estoy enamorado, no me importa nada más, solo estar feliz.
Roberto: Para mi no es un objetivo primordial, no creo en Dios, nunca he creído en el matrimonio por la iglesia, no creo que una pareja tenga que casarse ante los ojos de alguien, nosotros unimos nuestros lazos porque nos queremos y para legalizar algo y no quedar desprotegidos en el futuro cuando alguno de los dos falte.

¿Como fueron los preparativos?
Juan: yo fui el más nervioso, el más ansioso para que todo resultara bien. Es estresante un matrimonio, fuimos de los primeros, queríamos fuera un éxito. Fue un matrimonio normal: de la casa a la sala de eventos, el brindis, el vals, la cena, la fiesta, etc…

¿Habrá luna de miel?
Roberto: Siiiiiií, está todo planificado, viajaremos a Playa del Carmen y luego a Ciudad de Panamá, merecíamos algo bueno y será un gusto que nos podremos dar y más ahora como matrimonio.

¿Y el hogar?
Roberto: Ya tenemos nuestro hogar, tenemos nuestra casa propia, gracias a mi hermana que falleció el año pasado y nos dejó una vivienda. Gracias a ella hacemos todo lo que estamos haciendo, la gran artífice de toda la felicidad que vivimos es ella.

Para finalizar, ¿cómo se sienten hoy?
Juan:
Me siento feliz, muy emocionado, he llorado mucho, es algo que esperábamos, el conflicto del Registro Civil nos asustó un poco, pero salió todo perfecto.
Roberto: Estoy muy feliz de todo lo que me está pasando, nunca creí en el matrimonio ni en las relaciones largas, algo me pasó con Juan, el tenía que volver a Argentina, pero decidió quedarse en Chile y estar conmigo, ya son seis años juntos. Ha sido todo bien fuerte, me hubiera gustado que mucha gente que ya no está, estuviera con nosotros, pero no se puede, pero de alguna manera igualmente estarán presentes. Me ha costado dormir, pero no me arrepiento, esto va a durar hasta que la muerte llegue, hasta ser viejitos, irnos juntos si es posible, el que se vaya primero que espere al otro donde esté…

Sobre el autor

Revista Clóset

Entrevistas, actualidad, cultura, farándula, tendencias. El objetivo de revista Clóset es generar opiniones y discusiones constructivas en torno a temas LGBTI.

Comentarios